Expirado
ONG

Responsabilidad Corporativa.

Para algunos sigue resonando la frase usada en la campaña de Clinton “es la economía, estúpido”, pero no tienen en cuenta que sin la cultura no hay cambio posible.

Por eso es tan importante que las empresas apoyen iniciativas que promuevan la literatura y todas las artes. En el pasado eso era más frecuente, y conocimos casos de gran envergadura. Pero con el tiempo esas contribuciones fueron decayendo, sobre todo en la Argentina.

Por eso es bueno resaltar las buenas prácticas de Responsabilidad Social que favorecen las más diversas manifestaciones.

Por ejemplo, continuando con el proyecto “Seres Imaginarios Borges” la se hicieron capacitaciones para estudiantes, docentes y público en general en Tartagal y Aguaray (Salta).

Con el título “Cómo leer a Borges” se dieron recursos didácticos para trabajar con lecturas, videos y actividades, orientadas a que estudiantes puedan descubrir, comprender, imaginar, inspirándose en la obra de ese escritor. Se repartieron gratis muchos libros revistas. Esto se pudo hacer gracias al apoyo de Pan American Energy. Ya se hizo con esa compañía en Neuquén, en donde también se regalaron miles de ejemplares, en Puerto Madryn, en Pico Truncado, y en Buenos Aires.

Las charlas, amenas, estuvieron a cargo de Lucas Adur, un joven y brillante profesor de la UBA, investigador del CONICET y miembro de la Fundación Borges, con auditorios que llenan salas, ávidos de entrar en ese mágico mundo.

Hay otras empresas que acompañaron esta iniciativa: Naturgy, Casasco, los bancos Galicia, Hipotecario y Santander.

Es un proyecto que se viene desarrollando desde 2017, impulsado por María Kodama y avalado por la Fundación Borges, con el cual ya se concretaron más de 80 videos, audios, lecturas y capacitaciones en distintas ciudades, 7 libros en papel y en versión digital, con el apoyo del programa de Mecenazgo del Gobierno de la CABA.

Estudiantes de preescolar, primaria y secundaria participaron con sus creaciones, y muchas de ellas fueron premiadas. Con una sólida base cultural, pueden ser los que operen el cambio que lleve a una mejor economía, más humana y solidaria por supuesto.

Fernando Flores Maio

Sociólogo, escritor, director del Foro Ecuménico Social